5 (100%) 1 vote

E-Learning: ¿Mito o realidad?

 

Probablemente, hace no mucho tiempo atrás; cuando escuchamos el concepto de educación a distancia, casi de manera automática podía aparecer en nuestras mentes la idea de cursos por correspondencia o programas educativos donde se aprende a través de textos y grabaciones de audio o video y que son enviados generalmente al domicilio de quien lo ha adquirido.

En mi caso, recuerdo que cuando estudiaba, aparecieron unos cursos donde había que ver un programa televisado que se emitía los días sábados por la mañana y leer un suplemento que venía con el Diario “El Mercurio”. De esta manera, cursé Historia del Arte Chileno, Higiene y Salud mental, entre otros.

por Belela Charlone

 

En la actualidad, son otros los términos que escuchamos y asociamos al concepto de educación a distancia, nos referimos al “e-learning y b-learning, aulas virtuales, Ambientes o Entornos Virtuales de Aprendizaje. Tal vez no nos resulte difícil relacionar estos conceptos con cursos a distancia como los de antaño, y pensemos que lo único que ha variado en este tiempo sea el soporte que los contiene, es decir de pasar de un formato mayoritariamente impreso o de audio video a un soporte tecnológico más avanzado como es el computador y los ambientes de aprendizajes a los que hoy se accede. Pasar de una sala de clases con pizarrón a un aula virtual y elementos para comunicarse entre unos y otros…

¿Será la simple incorporación de la actual tecnología la que ha provocado el cambio conceptual de estos términos?

Para conocer sobre las apreciaciones iniciales que se puede tener frente a las actividades de un curso o asignatura e-learning y b-learning, les proponemos revisar los siguientes mitos o realidades frente a estos conceptos.

 

 

1) Los cursos on-line no son de calidad

Este debe ser uno de los argumentos más comunes que expresan las personas a la hora de optar por un curso, una asignatura o una carrera.

Si bien es cierto que en la red se pueden encontrar una multiplicidad de ofertas que no cumplen con los parámetros de calidad esperados, también es real que se pueden hallar una gran cantidad de opciones que superarán las expectativas de los interesados.

Es importante tener en cuenta que las ofertas dentro de la red son tan amplias que, al igual que en el modo presencial, resulta difícil medir la calidad de las mismas; pero hay ciertos indicativos que pueden servir de guía a la hora de elegir un curso, tales como: el prestigio de la institución que lo ofrece, que lo certifica y por supuesto el programa de la asignatura y carrera que lo avala.

 

2) Las instituciones y empresas no contratan profesionales que se forman a través de cursos, asignaturas o carreras online

Este argumento resulta falso; la formación es uno de los requisitos que observan los empleadores, pero no es el único.

Hoy en día las empresas e instituciones manifiestan serio interés en el e-learning y el uso de las TICs en la formación de sus empleados brindándoles a los mismos la oportunidad de capacitarse mediante cursos online, y/o utilizando esta modalidad dentro de sus planes de formación, crean universidades corporativas para formar y capacitar a los trabajadores. Por tanto no ven con negativismo esta condición.

Cursar una carrera, o asignaturas mediante esta modalidad requiere independencia, responsabilidad y constancia, tres aspectos que son valoradas por cualquier empleador.

 

3) Se pierde calidad al no tener un profesor que de una clase magistral

Si bien en general no se cuenta con profesores que brinden clases magistrales tradicionales, si hay situaciones, unidades o actividades que se imparten mediante videoconferencias y profesores virtuales o tutores a los que se puede consultar de manera constante para despejar dudas y aclarar contenidos.

Además, al estudiar utilizando esta modalidad se logra una interacción mayor con los docentes (tutores virtuales) y los compañeros a través de blogs, wikis, mapas conceptuales, etc. que favorecen el aprendizaje.

Los cursos on line se encuentran diseñados de manera tal que el estudiante adquiera un aprendizaje significativo.

Los aprendizajes conceptuales se incorporan mediante la lectura, el análisis y la práctica; el estudiante tiene permanente participación en su formación.

Aprender no es recibir contenidos sino incorporarlos a la vida practica y el e-learning ofrece la posibilidad de volver una y otra vez sobre el contenido hasta que se logra internalizar.

 

4) Se puede cometer fraude a la hora enfrentar las evaluaciones o no es posible comprobar quién hace el curso.

Este es un asunto delicado, si bien es posible cometer fraude mediante la modalidad e-Learning, también es posible hacerlo en una asignatura presencial.

En estas cuestiones predomina la responsabilidad y la madurez de quien toma el curso.

Las evaluaciones online exigen razonamiento, ingenio y creatividad por parte del estudiante; y por ello es vital que tanto las evaluaciones formativas y sumativas, integren una variedad de ítems no solo de pregunta/respuesta o alternativas, sino que también se evalúe mediante ensayos, investigaciones y otros ejercicios que requieren aplicación de lo aprendido.

También hay instituciones que dictan las clases utilizando el e-Learning pero exigen a sus estudiantes presentarse a dar los exámenes en forma presencial como medio de validación y evidencia de lo aprendido.

 

5) Los profesores de los cursos on line no son tan buenos como los profesores en de cursos presenciales.

Los docentes virtuales o tutores virtuales de los cursos a distancia son profesores universitarios y/o profesionales capacitados para cumplir dicha función.

El docente virtual o tutor está disponible para el estudiante durante mucho más tiempo que en una asignatura presencial y se puede mantener un contacto diario con los mismos a través de e-mails, foros, chat o videoconferencias logrando una relación más dinámica.

Los docentes virtuales o tutores virtuales instruyen al estudiante en cuestiones académicas, motivacionales y técnicas sobre las herramientas de la plataforma, por lo tanto también pueden colaborar si se presentan problemas en estos ámbitos.

 

6) Realizar y aprobar una asignatura mediante e-Learning es más sencillo y fácil.

Se tiende a pensar que estudiar mediante e-Learning es más sencillo; que se requiere un poco de esfuerzo y se podrá aprobar, pero esto no es tan cierto.

Participar de asignaturas o un curso a través de modalidad online demanda constancia y autocontrol, entre otras habilidades y capacidades como compromiso, motivación y autonomía por parte de los estudiantes. Los contenidos son tan rigurosos como los de un curso o asignatura presencial y por tanto requiere la misma dedicación.

 

7) Se necesitan muchos conocimientos de tecnología para estudiar online

Este mito es sólo eso. Si bien los ambientes virtuales de aprendizajes (AVA) o Entornos virtuales de aprendizaje (EVA) y las diferentes plataformas de e-Learning utilizadas por las instituciones requieren de conocimientos informáticos, están producidas para que personas sin nociones en el campo tecnológico puedan aprender a utilizarlas. Estos soportes tecnológicos tienden a ser cada vez más intuitivos para el usuario.

Por otra parte, siempre estos cursos o asignaturas suelen brindar al estudiante un instructivo que señala cómo operar las herramientas, y en caso de no comprender su funcionamiento es posible consultar al tutor o mesa de ayuda.

 

8) Para hacer un curso online hay que estar conectado a Internet todo el día

No es necesario estar todo el día conectado mientras se lleva a cabo un curso o asignatura online, de hecho, una de las ventajas de esta modalidad es que el estudiante puede disponer de su propio tiempo.

Tampoco es necesario contar con conexión de banda ancha; se puede acceder a los contenidos desde distintos accesos libres, una biblioteca o cualquier lugar que ofrezca servicio de Internet.

En los espacios informativos de cada asignatura se especifican la cantidad de horas aproximadas que el estudiante debe permanecer conectado por día o por semana; esto dependerá de la asignatura que se aborde.

 

9) Al realizar una asignatura on-line se pierde la riqueza del contacto entre las personas, el intercambio de ideas y los debates

En la actualidad las asignaturas on-line ofrecen diferentes herramientas con las cuales los estudiantes pueden socializar entre sí.

Las clases virtuales sincrónicas, los foros, los chats y los e-mails son herramientas que se utilizan para intercambiar información y estar en contacto.

Algunas asignaturas demandan la realización de trabajos colaborativos, lo que favorece la interacción entre los estudiantes.

Las experiencias de aprendizaje que se les deben ofrecer deben caracterizarse por: facilitar la comunicación y fomentar el liderazgo y el conocimiento de quienes participan en ellos.

Y tú… ¿Qué mito o realidad tienes sobre el E-learning?

 

 

BELELA CHARLONE es Profesora de Estado en Castellano. Profesional de la Educación, con estudios de Ciencias de la Comunicación y vasta trayectoria en la redacción y edición de contenidos para soportes digitales y escritos, en la capacitación de personal en el manejo y aplicación de tecnologías de información y en el liderazgo de proyectos.