4 (80%) 1 vote

 

Se conforma Coordinadora Contra el Cierre de Colegios

EDUCACIÓN PÚBLICA, LAS NUEVAS TRINCHERAS

 

La Coordinadora Contra el Cierre de Colegios es un espacio que reúne a apoderados, apoderadas, trabajadores y trabajadoras de la educación, estudiantes secundarios y universitarios, organizados ante el escenario de cierres de una gran cantidad de colegios municipales a nivel nacional.

Un suceso parecido al que ocurrió en La Florida, con el cierre y la posterior toma de la Escuela Comunitaria República Dominicana se replica hoy en otras comunas. El cierre de establecimientos públicos en lo que va del año ha afectado particularmente a las comunas de Cerro Navia y Renca.

A través de un Comunicado Público, la Coordinadora ha hecho manifiesta su oposición a las medidas edilicias que han determinado el cierre de más de 40 escuelas en todo el país.

por Prensa Pec

 

El cierre de escuelas y liceos públicos es una muestra del continuo deterioro que ha sufrido la educación pública –expresa la Coordinadora en el comunicado-, tras una gestión municipal que está lejos de priorizar lo pedagógico por sobre lo financiero, imponiendo objetivos que miden a los establecimientos, a sus estudiantes y profesionales, a través de evaluaciones estandarizadas que poco sentido tienen con la realidad y las necesidades concretas de éstos.

“Aún más, bajo la premisa del derecho a la educación, se ha permitido la proliferación desregulada de colegios particulares y particulares subvencionados que entran en competencia directa con los colegios municipales, dejando a éstos últimos en total desventaja dentro de las reglas del “mercado de la educación”. En esta competencia el sistema ha permitido que no sólo que privados ganen dinero con la educación y que esto se potencie con mecanismos como la subvención preferencial, sino que además, que los colegios y liceos municipales bajen sus matrículas y, por tanto, se vaya mermando progresivamente el financiamiento que reciben, pasando a depender estrictamente de los escuetos ingresos de cada municipalidad“, señala la Coordinadora.

La educación pública en Chile ha ido disminuido su matrícula de manera alarmante. Algunos análisis de la Fundación Sol muestran que en 1981 el 78 por ciento de la matrícula se concentraba en escuelas públicas, en 1990 descendía al 57,8 por ciento. En 2013 la matrícula pública está apenas sobre el 30 por ciento, promedio, teniendo en la Región Metropolitana un índice menos: inferior al 26%. Cifras que se contraponen, lógicamente, al crecimiento de la educación pagada: si en 1992 había 2.779 colegios particulares subvencionados, este número aumentó a 5.721 en 2012.

 

LAS TRINCHERAS

 

“Aún más, bajo la premisa del derecho a la educación, se ha permitido la proliferación desregulada de colegios particulares y particulares subvencionados que entran en competencia directa con los colegios municipales, dejando a éstos últimos en total desventaja dentro de las reglas del “mercado de la educación”.

 

Imágenes Carolina Ferreira

 

Los argumentos de las autoridades municipales para decretar el cierre de una escuela o liceo parecen repetirse: mala o deficiente infraestructura, bajos resultados en pruebas estandarizadas, principalmente SIMCE, y baja matrícula.

La Ciudad Santo Domingo de Guzmán, en Cerro Navia, fue cerrada por la baja matrícula y la deserción escolar. Teniendo una capacidad para 650 alumnos –dice el Alcalde Luis Plaza- sólo hay 200. En Pirque se esgrimieron otras razones: la infraestructura deficitaria de la escuela Santa Rita de Pirque Según el alcalde subrogante Alfredo Otazo: “La Corporación y el Concejo Municipal hace un tiempo venían haciendo grandes esfuerzos para mantener viable el proyecto del colegio…”

En la Escuela República Dominicana, los argumentos fueron mixtos. Se esgrimieron razones de infraestructura, baja matrícula y se sumó el “fracaso escolar en las mediciones Simce”.

La Coordinadora, a través de la visita y apoyo a 20 colegios cerrados en la Región Metropolitana, la Sexta y Séptima Región, en toma o resistencia, ha constatado que no parecen cumplirse estos preceptos.

“Muchos establecimientos cuentan con una infraestructura en buen estado e incluso que ha sido remodelada o refaccionada poco tiempo antes de decretar el cierre, pocos de ellos tienen daños estructurales; varios de los colegios presentan puntajes en la media o por sobre la media a nivel comunal en la prueba SIMCE e incluso han remontado sus puntajes en el año previo al cierre”, dice la declaración.

Finalmente, la baja matrícula no sólo se debería a la mala calidad de la enseñanza, como se ha expresado, sino que fundamentalmente a la fuga de estudiantes hacia el sector particular y particular subvencionado. “Es así que los cierres se deberían más a una desatención por parte de las autoridades que por déficit interno de los espacios escolares, o por la inexistencia de una comunidad escolar preocupada”.

La Coordinadora surgió a principios de enero, después del desalojo de la Escuela República Dominicana –ocurrido el 18 de diciembre- como resultado de varias asambleas comunitarias de base, que involucraron a diversos actores sociales. El primer comunicado público se dio a conocer el día jueves 24 de enero, en una manifestación frente al Ministerio de Educación.

El balance de estos cierres, según la Coordinadora, deja a más de 2.300 estudiantes sin escuela, y más de 300 trabajadores cesantes.

En el siguiente enlace pueden conocerse el documento “Necesidades de Financiamiento de la Educación Pública en Chile”, publicado por Fundación SOL:

 

CLIC AQUÍ

 

PRENSA PEC