Vota este artículo

 
Jornadas de Actualización Docente (JAP), de la Universidad de Chile
Una historia ligada a las necesidades educativas

 

La formación de docentes en ejercicio como iniciativa de Estado surge en Chile desde el momento en que comienzan a debatirse las ideas fundacionales del Estado Docente y el rol de la enseñanza en la construcción de la nación. Una práctica pedagógica histórica que pretende reforzar y estimular la activa participación del docente en su propio ejercicio.

Según Isidora Salinas, especialista de la Universidad de Chile, un aspecto relevante que cruzó las políticas de perfeccionamiento docente en la larga trayectoria histórica en nuestro país, fue el encuadramiento burocrático que se inició a fines del siglo XIX y las primeras décadas del XX, y que, posteriormente, se consolidó en la era que le siguió a la primera profesionalización, y que puede ser identificada en los años sesenta cuando se desarrolló la denominada “masificación educacional”.

por Nicole Cardoch

 

Así, las respuestas del Estado no eran suficientes para mejorar los niveles de remuneraciones del magisterio, sin embargo, se ocupaban de garantizar algunos derechos laborales de los docentes, como era la estabilidad laboral.

De acuerdo a esto, los docentes eran categorizados como empleados públicos y su perfil profesional estaba caracterizado por la “idoneidad” que suponía el título obtenido en el proceso de formación inicial, así como en el proceso adquirido en la propia práctica profesional y/o en cursos de “regularización” o perfeccionamiento en servicio.

En 1965, con la creación del Centro de Perfeccionamiento y Experimentación (CPEIP) se comenzó a implementar métodos educativos renovados institucionalmente. Las distintas plataformas en que se comenzaron a implementar los primeros programas del Centro buscaron incidir en la calidad y cualidad de las prácticas pedagógicas institucionalizadas del magisterio; lo que se ha ido desarrollando hasta hoy.

 

LA UNIVERSIDAD DE CHILE EN LA FORMACIÓN DE PROFESORES

 

“Desde sus orígenes la Universidad ha estado ligada a la educación chilena. Ya con varios años de desarrollo, desde el Instituto Pedagógico que implementaban diversas iniciativas dirigidas a profesores en ejercicio…”

 

La casa de estudios más antigua del país, desde el momento mismo de su fundación, trabajó en la formación de profesores de enseñanza en sus niveles primario y secundario, a través de la Facultad de Filosofía y Humanidades.

Primero, con la creación del Instituto Pedagógico cuyo objetivo era formar al profesorado de acuerdo a los avances del sistema educacional alemán. Valentín Letelier, fue una importante figura para forjar el sistema a través de la observación del sistema escolar en Berlín, en su calidad de embajador. El énfasis estaría puesto ahora en el “saber” disciplinario, en desmedro de los métodos pedagógicos y la didáctica, como describe Salinas.

 

reportaje-valentin-leterlier

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Valentín Letelier

 

 

Según Iván Páez, actual director del Programa de Educación Continua para el Magisterio (PEC), la Universidad ha tenido una preocupación desde sus inicios por la formación de profesores. “Desde sus orígenes la Universidad ha estado ligada a la educación chilena. Ya con varios años de desarrollo, desde el Instituto Pedagógico que implementaban diversas iniciativas dirigidas a profesores en ejercicio”, dice.

El Instituto fue abordado y perfeccionado, a través de las directrices de una serie de rectores de la Universidad, entre las que destacarían la de Juvenal Hernández (1933-1953) y el mismo Valentín Letelier. En este último período se crearon las “Escuelas de Temporada” que permitían facilitar el perfeccionamiento docente.

Estas escuelas quedaron a cargo de Amanda Labarca y se realizaron por primera vez en 1936, generándose un alto interés en las materias de enseñanzas de técnicas pedagógicas. Así, la Universidad comenzó a forjar una misión que sigue hasta la actualidad: vincular los saberes construidos en la academia a los distintos actores de la sociedad.

Posteriormente, durante la dictadura militar (1973-1988), el Instituto Pedagógico sería separado de la Facultad de Filosofía y Educación para conformarse de forma autónoma en Academia de Ciencias de la Educación, hoy Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación (UMCE). El reintegro del ex Pedagógico a la Universidad de Chile fue una de las tantas demandas del movimiento estudiantil y sectores democráticos. En la etapa de transición democrática aquello finalmente no se llevó a cabo.

 

PROGRAMA DE EDUCACIÓN CONTINUA Y DEPARTAMENTO DE ESTUDIOS PEDAGÓGICOS

 

“El PEC, a través de distintas propuestas académicas ha abarcado grandes áreas de interés docente y actualmente ejecuta y organiza proyectos innovadores en el área de la pedagogía”.

 

Pero la Universidad de Chile siguió adelante con su compromiso con el magisterio y la educación chilena. En 1994, se crea el Programa de Investigación de Estudios Pedagógicos (PIEEP), que pasará a transformarse en el Centro de Estudios Pedagógicos en 1999, base del Departamento de Estudios Pedagógicos (DEP) que en 2007 comienza a impartir Licenciaturas en Educación Media y a entregar el título de Profesor de Educación Media en más de once menciones.

Asimismo, con la fundación del Programa de Educación Continua para el Magisterio (PEC) en 1999, se comienza a trabajar en la misión de entregar desarrollo profesional de calidad al magisterio, retomando el camino en la formación pedagógica continua para las y los profesores del país.

Páez sostiene que tanto el DEP como el PEC sostienen una tradición histórica en la formación docente. “Ambos organismos se han permitido actualizar esa tradición ofreciendo hoy en día una perspectiva pedagógica que entiende la educación y la formación de profesores en toda su complejidad. Esto es, que no considera al profesor como un técnico que requiere restituir ciertas habilidades para un desempeño eficaz, sino que lo entiende como un profesional que indaga, que reflexiona desde su propia realidad, que atribuye sentidos y significados y es capaz de determinar diversas estrategias didácticas para abordar la diversidad, enmarcado en la tarea de formar sujetos democráticos. Esa mirada republicana es la que hoy se rescata, actualiza y profundiza”, afirma.

El PEC, a través de distintas propuestas académicas ha abarcado grandes áreas de interés docente y actualmente ejecuta y organiza proyectos innovadores en el área de la pedagogía. Por esto, las Jornadas de Actualización para Profesores, iniciadas hace más de una década en el programa, cada verano reúne a centenares de docentes de todo el país en busca de formación continua en sus respectivas disciplinas.

 

 

reportaje-01-IMG_8

 

 

Es así como el Programa recoge como aprendizaje institucional la convicción de que se requiere atender el saber y práctica docente validando su riqueza y complejidad, reconociendo la necesaria actualización de conocimientos, en una dinámica de construcción colaborativa con el aula de clases, comenta Páez.

Esa es su misión, que hace propia la perspectiva que instala la universidad desde su fundación en 1842.

 

NICOLE CARDOCH es Periodista del Programa de Educación Continua para el Magisterio (PEC) de la Universidad de Chile.