4.8 (96.67%) 12 votes

Las pruebas estandarizadas y los sentidos de la educación

por Felipe Fierro Becker/ Miguel Soto Ortiz/ Nicolás Vargas Muñoz

 

Desde el 2011, se ha abierto una crítica al modelo de educación de mercado, el que no sólo ha permitido el lucro, sino también ha desvirtuado los sentidos de la educación -el por qué y para qué enseñamos y aprendemos-. A continuación reflexionaremos sobre las consecuencias en la escuela de las políticas mercantiles, desde nuestras experiencias, y a través de uno de los elementos que la conforman: las pruebas estandarizadas (SIMCE y PSU).

 

Ya desde nuestro proceso de formación fue evidente la preocupación, o más bien la obsesión, que algunos establecimientos tenían por estas pruebas. Esto, ya que sanciones o reconocimientos se vinculan al fracaso o éxito en estas evaluaciones: asignaciones especiales en sueldos, el prestigio de ser considerada como una escuela de “excelencia”; o la eventual ausencia o pérdida de estos, son algunos de los castigos y recompensas que el estado aplica. Es así como los establecimientos terminan focalizando sus energías en mejorar los resultados en estas evaluaciones, produciendo así una serie de efectos de tipo educativo.

Las pruebas estandarizadas son evaluaciones que miden lo aprendido en ciertas áreas, que para muchos serían las «más relevantes o fundamentales», siendo prioritarias lenguaje y matemática. Esto trae como consecuencia el refuerzo de la segmentación de los subsectores. Dado que la preocupación es subir los resultados en aquellas asignaturas evaluadas, el aporte del resto es disminuido, y por ende el trabajo conjunto de todas, también, o mejor dicho, continúa siendo inexistente, lo que implica traicionar un principio fundamental de la pedagogía: la transversalidad e integridad del proceso educativo, donde todas las áreas del saber se tocan, ya que los sujetos no pueden -ni deben- ser diseccionados.

 

 

Contrario a lo que estas evaluaciones promueven, cada una de las asignaturas en la escuela es significativa, ya que todas se conectan con algún aspecto de la vida misma. Podríamos pensar la geografía en su vínculo con el espacio (¿cómo habitamos, desde el campo y la ciudad, hasta el planeta en su conjunto?, ¿y qué relación establecemos con el entorno?), la literatura con la cultura e identidad (¿qué relación tiene determinado texto literario con el medio que me rodea?, ¿qué dice de mí y de nosotros?), la biología con lo corpóreo y sus condicionantes (¿cómo cuidar mi cuerpo?, ¿cuál es nuestra posición frente a otras especies?),  etc. Así creemos que, cada uno de los saberes se ancla en nosotros mismos, ayudándonos a conocernos un poco más, para transformar nuestra realidad.

Aquellos aspectos vitales a los que remiten los saberes, existen y funcionan al unísono, en una red compleja que nos moviliza cotidianamente: nos movemos, por ejemplo, en un entorno del cual obtenemos recursos, gracias a un cuerpo que interactúa recíprocamente con el medio, siendo nutrido por él, todo esto como parte de una realidad percibida e inventada gracias al lenguaje. Así, cada forma de conocimiento, nos vincula a la vez a otras, construyendo un conjunto de interconexiones. Podríamos pensar que el camino a cada saber, es diverso, y el recorrido hacia o en él, nos abre puentes hacia otros. Esto tiene su correlato en el aula cuando, como maestros, con el fin de acercar una mirada o aprendizaje, necesitamos usar y desarrollar, herramientas y sentidos directamente vinculados a otros mundos. Por ejemplo, un lugar privilegiado es el arte (la plástica, la música, el teatro). Estos caminos nos permiten abrir las posibilidades de conocimiento al tacto, la emoción, la oralidad, el gusto, la vista; que el cuerpo en su conjunto pueda desplegarse para desarrollarse, sea en una clase de matemáticas o historia. Si bien no somos docentes de estas disciplinas artísticas creemos urgente promover una reflexión pedagógica en este sentido, y revitalizar áreas menoscabadas por las actuales políticas educativas.

Este vínculo vital entre pedagogía y arte, o entre pedagogía y otras formas de expresión, que pongan en relieve al cuerpo en su conjunto, nos hablan también de los límites de las pruebas estandarizadas. Aquellas, sólo pueden evaluar lo «medible», para reducir la realidad a un número. Los saberes medibles son entonces aprendizajes limitados a las posibilidades de la palabra escrita, dejando fuera cualquiera que se vincule a otras formas de expresión, como las mencionadas (y lo que no es cuantificable pareciera no existir, o al menos no importar, para este sistema).

Pero también hay otra barrera, que no tiene que ver con la forma sino con los fines valóricos de la educación. Los educadores debemos formar personas íntegras, preparadas para hacer frente a sus circunstancias y transformarlas en miras de una realidad más justa. Sentido ético de la pedagogía que se ha abandonado, privilegiando aspectos puramente académicos. ¿Cómo medir la capacidad de diálogo de nuestros alumnos y lo que implica (el respeto entre pares, la voluntad de escuchar y de decir)?, ¿cómo medir la formación ciudadana de una persona, donde se juegan habilidades para convivir crítica y democráticamente en comunidad? Cuantificar aquí es imposible y nuestros esfuerzos deben estar puestos en cómo contribuir, desde todas las áreas del saber, a objetivos que superen la escuela y que permeen la vida en toda su complejidad. Los fines a los que se subordina la educación no pueden estar limitados por las exigencias del mercado.

En definitiva consideramos que negar a un ser humano la posibilidad de potenciarse en diversas áreas, relacionadas entre sí, así como desarrollar su sentido ético y de convivencia democrática, es empequeñecer las posibilidades de vivir de ese sujeto, realidad violenta a la que le ha arrojado la educación en Chile. Por el contrario apostamos por la trascendencia del acto pedagógico: desarrollar al sujeto, en todas sus dimensiones, para aquello que no puede ser reducido a un test, la vida.

 

 

Felipe Fierro Becker, profesor de lenguaje.

Miguel Soto Ortiz, profesor de biología.

Nicolás Vargas Muñoz, profesor de historia y geografía.

“Somos un grupo de profesores cuyo proceso de formación como maestros estuvo marcado por el movimiento estudiantil. Para renovar nuestro deseo de transformación, a través de este texto, buscamos hacer un pequeño aporte a la necesaria creación o consolidación de un movimiento pedagógico, uno que como tal, piense y se pronuncie sobre la escuela y los sentidos de la educación, que tenemos y que queremos”.