Vota este artículo

 

Matarifes de la Educación

 

Cada cierto tiempo a las personas nos ocurren situaciones, casos, percances y diversas circunstancias que nos impresionan, que nos afectan por su trascendencia. El pasado 28 de septiembre sucedió un hecho en un colegio de nuestro país que se pensaba superado o que no podría volver a suceder, como tantas veces antes ocurrió en Chile.
He tenido que dejar que transcurran unos minutos porque la indignación aún no me dejaba escribir este breve texto sobre la ocurrencia del episodio, que luego cito, en el colegio » Farmland School » de Curacaví, en el Chile de hoy…

por Carlos Poblete A.

 

Al respecto existe una carta del cineasta chileno Patricio Guzmán, dirigida a la actual Ministra de Educación que denuncia el hecho; la misiva del artista que prestigia a nuestro país es más que elocuente.

Lo que sucedió en el mencionado establecimiento educacional fue que la dueña y directora del mismo interrumpió una clase en que una educadora exhibía a los estudiantes el documental «Nostalgia de la Luz», cuyo autor es Patricio Guzmán. La señora prohibió, censuró la obra premiada en diversos países del mundo, argumentando que «no se permiten vídeos alusivos a la dictadura, porque son cosas que no se pueden tratar en los colegios».

opinion-4

 

La funesta dictadura que fracturó la democracia y que instaló un régimen de horror en el país durante 17 años, no sólo hizo aquello, también fusiló la cultura.

Los hedores de ese repugnante régimen aún llenan de pestilencia el aire, la atmósfera de la sociedad chilena, declarada  «brutalmente enferma» por diversos estudios psiquiátricos del último tiempo.

Pensé inicialmente que la señora de marras habría bebido durante el largo feriado nacional, más dosis de la famosa  «chicha baya de Curacaví » y que aún le duraban los efectos…y eso habría provocado en ella el mal ejercicio, la grave alteración de su sano juicio. En verdad ella tiene nostalgia del pasado de la dictadura, de seguir aniquilando todo lo que indique decencia, nobles ideas, verdad, justicia, honor, cultura.

 

“Los hedores de ese repugnante régimen aún llenan de pestilencia el aire, la atmósfera de la sociedad chilena, declarada  «brutalmente enferma» por diversos estudios psiquiátricos del último tiempo”.

 

La señora -como ya escribiera aquel honorable idealista hace más de 400 años, autor de las Historias del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha, la frase referida a otra circunstancias, pero que vale para el caso «de cuyo nombre no quiero acordarme-.»ha actuado – con el perdón de los trabajadores de la educación- como una  vulgar matarife.

¿Sabrá la mencionada señora -mercader de la educación- quiénes son Cervantes, José Martí, Gabriela Mistral, Pablo Neruda o qué significa la palabra «school», nombre de su colegio?

No tengo por norma invocar a Dios, respetando mucho a quienes sí lo hacen, pero ahora digo: ¡Dios nos salve de estos especímenes que aún pululan como sabandijas y parasitan en nuestras escuelas, liceos y universidades!

 

CARLOS POBLETE ÁVILA es Profesor de Estado. Ex dirigente docente.