4 (80%) 4 votes

 

Escuelas Concentradas de Talca,
Un Territorio En Disputa

 

Durante el 2013 ya van más de 23 escuelas municipales cerradas en todo el país, provocando múltiples debates acerca de la precarización de la educación pública. El caso de las Escuelas Concentradas de Talca destaca entre ellas, ya que hoy, a pesar de los anuncios de demolición, han sido declaradas patrimonio histórico, tras una ardua batalla de la comunidad educativa que presiona para comenzar sus clases a la brevedad en un establecimiento reparado.

por Nicole Cardoch Ramos

 

Como Escuelas Concentradas se conocen a la escuela José Manuel Balmaceda y Fernández y la escuela Carlos Salinas Lagos, los dos establecimientos educacionales que se encuentran ubicados en el centro de la ciudad de Talca y que imparten clases hace más de 100 años. Ambas, en el centro del debate de la comunidad talquina desde que se anuncia por primera vez la posible demolición de los recintos por parte del Alcalde Juan Castro, que en ése entonces contaba con el apoyo de 5 de 8 concejales en el Consejo Municipal para dicha medida.
 
Un largo trayecto de luchas contra el cierre han tenido que llevar las comunidades educativas de ambos colegios, lideradas por padres, apoderados y docentes de la localidad. Hoy, cuando el debate por la defensa de la educación pública está más presente que nunca, la experiencia de las Escuelas Concentradas resalta como un ejemplo para reflexionar.

 

TERREMOTO Y OPORTUNISMO

 

El terremoto del 27 de febrero de 2010 no dejó indiferente a nadie en la comunidad del Maule, una de las regiones más afectadas. En la ciudad de Talca las dificultades se vivieron durante semanas y los estragos del sismo afectaron sobre todo a la gran cantidad de edificios históricos que existen hasta hoy en distintos puntos de la ciudad.
 
Las Escuelas Concentradas, con sus más de 100 años de historia, fueron uno de los edificios municipales más dañados estructuralmente. Gladys Núñez, Presidenta del Centro de Padres del Colegio Carlos Salinas cuenta que a pocos días del suceso, cuando ya los niños estaban citados para su primer día de clases, a los padres y apoderados se les informó que el recinto no podía ser ocupado y que estaría siendo reparado temporalmente.
 
Sin embargo, la reparación nunca comenzó, alertando a la comunidad educativa. “No recibimos ninguna respuesta concreta de las autoridades en ese entonces; ni siquiera ahora. Solo conjeturas y especulaciones. El Alcalde nunca presentó algún proyecto o entabló conversaciones con la comunidad educativa de las dos escuelas, simplemente decidió -y afirmó ante la prensa y los medios- sacar los establecimientos de ese lugar para construir otro proyecto. Desde aquí empezó todo”, afirma la dirigenta.

 

 

escuela

 

 “Para el abogado, este debate se trata de un Municipio que no escucha los planteamientos de la comunidad y que claramente representa a la precarización de la educación municipal”

 

Ante esto, las comunidades de ambos establecimientos comienzan a organizarse en conjunto y realizan y una serie de entrevistas con distintos actores políticos de la región: María Luisa Collarte (SEREMI), Sr. Carlos Montero (Jefe DAEM), los senadores Andrés Zaldívar (DC) y Juan Antonio Coloma (UDI) e incluso el mismo Ministro de Educación que entonces era Joaquín Lavín. Además, levantan paralelamente una exitosa campaña de firmas que termina por juntar más de 6.600 rúbricas en apoyo a la reconstrucción de las escuelas y su no demolición.
 
Por su parte, Roberto Jaque, el Secretario General del Centro de Padres de la Escuela José Manuel Balmaceda y Fernández, cuenta que por parte del Alcalde no existió una intención de reunirse con ellos ni con los docentes de la comunidad que pedían explicaciones. “Nosotros nos enteramos por la radio, la televisión y los diarios, siempre el Alcalde saliendo con sus declaraciones. Intentamos hablar con él y fueron puras evasivas, nunca nada concreto… Que no tenía plata, que las platas las entrega el Ministerio de Educación, etc.”, afirma.

 

LA BATALLA POR LAS CONCENTRADAS

 

Desde ese día, hace ya tres años, padres y apoderados se han enfrentado en una batalla campal en contra de las intenciones del actual edil de la ciudad. Organizándose y pidiendo reconstrucción lograron incluso ganar en 2012 un fondo de reparaciones mayores del Ministerio de Educación, que destinaba más de 4.000 millones de pesos para las obras en ambos establecimientos.

 

“Nosotros nos enteramos por la radio, la televisión y los diarios, siempre el Alcalde saliendo con sus declaraciones. Intentamos hablar con él y fueron puras evasivas, nunca nada concreto…”

 

“En septiembre de 2012 las construcciones de reparación comienzan, pero en octubre ya con los sondeos de que el edil salía electo nuevamente y con 5 concejales a su favor, las reparaciones quedan totalmente detenidas nuevamente. Nosotros, hasta ese momento, seguíamos creyendo que era una demora normal y no teníamos en cuenta las intenciones del Alcalde”, afirma Gladys. Los reales motivos por la demora de las obras se les fueron entregados a través de dichos del Alcalde Juan Castro en distintos medios de prensa local, donde señalaba la intención de votar en el Consejo Municipal la revocación de los convenios que existían con el Ministerio de Educación con el ánimo de sacar a las Escuelas Concentradas del edificio.

“Según lo que informaron en el Consejo, todo se daba para la creación de un colegio más moderno, con jornada escolar completa, etc. Lo que no se entendía, porque según la Ley General de Educación (LEGE) los establecimientos que tengan excelencia académica por un período continuo de 3 años no necesitan ese tipo de jornada, y ambos colegios contaban con excelencia por un período mayor de tiempo”, cuenta el dirigente Roberto Jaque.

 

 

manifestacion

 

 

“A pesar de esta nueva posibilidad, el recurso de protección fue rechazado por la Corte de Talca. Esto provocó gran indignación y preocupación por parte de las comunidades educativas”.

 

El abogado representante de los padres y apoderados de los establecimientos, Fernando Leal, es quién toma protagonismo a partir de ese momento. La herramienta jurídica por la que optaron las comunidades para proteger los establecimientos después de ese Consejo Municipal de febrero, en que se ordena efectivamente la demolición de las Escuelas, es interponer un recurso de protección ante la Corte de Apelaciones de Talca. “Para nosotros era urgente tener herramientas jurídicas en la mano que permitiera suspender los efectos de esa decisión, por lo que el recurso de protección se interpuso el 15 de febrero y pedimos orden de no innovar. La orden de no innovar fue acogida por la Corte y suspende la orden de demolición”, cuenta Fernando Leal.

A pesar de esta nueva posibilidad, el recurso de protección fue rechazado por la Corte de Talca. Esto provocó gran indignación y preocupación por parte de las comunidades educativas. Sin embargo, siguieron buscando soluciones, apelando esta vez a la Corte Suprema e iniciando conversaciones con el Consejo de Monumentos Nacionales.

 

LAS ESCUELAS COMO MONUMENTOS

 

“Una vez conocidos nuestros antecedentes y del recurso de protección, pidieron un informe al Alcalde que éste dilató y no entregó”, cuenta Leal”.

 

Gladys Núñez, con docentes de la escuela Carlos Salinas y un arquitecto habían tenido una primera reunión con el Consejo de Monumentos Nacionales, en el 2010, precisamente para que las escuelas fueran declaradas Monumento Nacional, discutiendo sin llegar a acuerdo.

“Al consultar al mismo Consejo ellos nos dijeron que lo habían dejado en stand by porque les habrían notificado que la Municipalidad todavía mantenía el convenio con el Ministerio de Educación para reparar las escuelas. En la certeza de que se estaban reparando, el MINEDUC no había puesto urgencia en el proyecto. Una vez conocidos nuestros antecedentes y el recurso de protección, pidieron un informe al Alcalde que éste dilató y no entregó”, cuenta Leal.

Después de diversas diligencias para rectificar los antecedentes, finalmente el Consejo en la sesión del 10 de abril de forma mayoritaria -con 12 votos a favor y 3 abstenciones- declaró como monumentos histórico a las Escuelas Concentradas. La declaratoria, con el decreto respectivo, va al Ministerio de Educación, donde la actual ministra Carolina Schmidt firma y Contraloría toma razón con fecha 07 de junio. Momento desde el cual, pase lo que pase, las escuelas no pueden ser demolidas.

Desde el 1º de marzo de este año es que los estudiantes de ambas escuelas, dado el conflicto, se encuentran cursando sus clases en el colegio Carlos Spano, que desocupa sus dependencias durante las tardes para ellos. La situación, cuentan ambos apoderados, es crítica ya que son más de 2.000 alumnos que deben acomodarse en dependencias que no están aptas para tal cantidad de estudiantes.

 

“…aquí hay un deber que debe cumplir la Alcaldía ya que las Escuelas Concentradas son parte no tan sólo del patrimonio arquitectónico de la ciudad, sino que también del patrimonio educativo y del patrimonio cultural de Talca”

 

“Hoy día los niños y niñas están albergados en colegios que no son adecuados para recibir sus clases y no tienen buenas condiciones. Y la obligación del Ministerio, del Gobierno, es velar por los niños de Chile para que tengan una educación de calidad. Es importante que se tengan las condiciones de infraestructuras para que los profesores puedan enseñar correctamente” sostiene Gladys.

Para el abogado Leal, este debate se trata de un Municipio que no escucha los planteamientos de la comunidad y que claramente representa a la precarización de la educación municipal. “Hace poco tiempo atrás se hizo una encuesta en la ciudad de Talca que dio cuenta que el 72% de los talquinos quieren que las escuelas sean reconstruidas en el mismo lugar en el que están. Por lo que aquí hay un deber que debe cumplir la Alcaldía ya que las Escuelas Concentradas son parte no tan solo del patrimonio arquitectónico de la ciudad, sino que también del patrimonio educativo y del patrimonio cultural de Talca”, cuenta.

“Por estas escuelas han pasado generaciones y generaciones de talquinos, donde se han reunido personas de todos los estratos sociales. Por lo tanto, tratándose de una educación pública y de calidad, una de las metas que aspiramos como país, la verdad es que parece un disparate demolerlas para construir un mall o algún centro comercial”.

Para Christian De La Fuente, Presidente Regional del Colegio de Profesores del Maule, las escuelas son cuna de la educación pública, elemento que no se puede obviar. “Hay muy poco interés de la  autoridad por mejorar la educación pública, existe solo la visión de cómo generar más recursos, sin importar el verdadero fin que es la educación. El profesorado está en contra del lucro y por la defensa total de la educación pública y la vuelta al Ministerio de Educación”.

 

“…tratándose de una educación pública y de calidad, una de las metas que aspiramos como país, la verdad es que parece un disparate demolerlas para construir un mall o algún centro comercial”.

 

 

no-al-mall

 

 

UN FUTURO EN ALERTA

 

El futuro para los alumnos, apoderados y profesores de las escuelas Concentradas hoy se ve más brillante que nunca. La Corte Suprema dictaminó que se dejará sin efecto la decisión de demoler las escuelas y se mantendrán los convenios con el MINEDUC para que puedan seguir impartiendo clases.

 

“Para el Colegio de Profesores, es hora de fiscalizar que el Municipio acate las disposiciones que ha puesto el fallo y que la batalla por la educación se haga referida a las normas que se dan en un estado de derecho y no solamente del mercado”.

 

Ahora, la intención de los padres y madres es que los establecimientos comiencen sus reparaciones a la brevedad para que vuelvan a recibir a los más de 2.000 estudiantes el año que viene. “Estos establecimientos no son simples colegios, son edificios históricos y una historia de muchos años. Aunque lo que más nos importa hoy a nosotros es que sigan siendo escuelas de integración social, donde se acogen niños y niñas de todos los sectores de la ciudad de Talca”, cuenta Roberto Jaque.

Para el Colegio de Profesores, es hora de fiscalizar que el Municipio acate las disposiciones que ha puesto el fallo y que la batalla por la educación se haga referida a las normas que se dan en un estado de derecho, y no solamente desde el mercado.

“Esto nos debe alertar. Y pedir a las autoridades pertinentes la verdadera preocupación por la educación  pública, que de una vez se tome en serio esta problemática y empecemos a dar solución. A los profesionales de la educación (profesores), nos tienen silenciados y castigados con las leyes que se están aprobando y que solo permiten y facilitan los cierres de escuelas y liceos municipalizados y la vulnerabilidad profesional”, comenta Christian.

El debate entre el fortalecimiento de la educación pública sigue abierto en la ciudad de Talca, que como muchas otras del país, encuentra a una comunidad dispuesta a movilizarse en casos como éste.  Es de destacar que, a pesar de los múltiples intentos para poder entrevistar al Alcalde Juan Castro, no fue posible lograr su versión de los hechos.

 

NICOLE CARDOCH R. es Periodista del PEC.