Vota este artículo

Viviana Stuardo, Coordinadora del Área de E-Learning del PEC

Nuestra Riqueza Descansa en la Experiencia

 

Desde el año 2003, la modalidad de educación a distancia E-learning del Programa de Educación Continua (PEC) de la Universidad de Chile, despierta amplio interés en la comunidad docente del país. Institución pionera en este tipo de cursos diseñados por expertos del Programa, busca apoyar la docencia en el aula utilizando actualizaciones didácticas contingentes frente a la necesidad de llegar con un desarrollo profesional de excelencia a todo el país, haciendo que la ubicación geográfica no impida el desarrollo de la formación continua pedagógica. El sentido de la educación a distancia del PEC, desde hace ya 12 años, se centra en ampliar el acceso a la educación, liberando a los alumnos de las limitaciones de tiempo y espacio, y ofreciendo oportunidades flexibles de aprendizajes y formación.

Viviana Stuardo, Coordinadora del Área E-learning, nos entrega en esta entrevista una visión de la historia y trayectoria de esta modalidad de y sus desafíos. Con una enorme empatía, un compromiso evidente por el quehacer pedagógico y una intensa dedicación, Viviana ha liderado este proceso que ha tenido un crecimiento sostenido, y que de la territorialidad nacional se ha extendido a fronteras internacionales en los últimos años.

por Carolina Ferreira

 

¿Cómo fue el camino de desarrollo personal y profesional en este ámbito?

Yo empecé como tutora de Convivencia Escolar con Alejandra Farías en 2003 y fue bien extraño porque me tocó un grupo becado por el Ministerio con 60 personas. De las que empezaron quedaron 5. Aprendí mucho de lo que era educación a distancia y el uso de las tics, pero por otro lado fue bien devastador. Alejandra se fue y me dejó a mí a cargo. Ahí me tocó descubrir cómo se hacía un curso y fue harto estudio sobre todo lo que son las tecnologías de la información, la pedagogía, la pedagogía para adultos, etc. Fue un proceso bien enriquecedor. Entonces empezamos a hacer este curso de música, que funcionó bastante bien, y aunque pensábamos que había poco público, en realidad los profes de música tienen pocas opciones para perfeccionarse, así que hubo mucho interés. Y empezamos acrecer de a poquito. En ese momento, el proceso de perfeccionamiento de los profesores implicaba entregarles herramientas para el trabajo en el aula, que era la clave para el E-Learning, y el gran desafío era llegar con cursos a todo el país, un desafío especial después de la jibarización que hizo Pinochet en la Universidad de Chile, que le restó sus sedes regionales. Se trataba de tener nuevamente la oportunidad de llegar con opciones de aprendizaje para personas interesadas en todo Chile, y para mí era un tremendo reto. Y efectivamente, en la medida que fuimos avanzando, creció la cantidad de alumnos, cosa que aún me sorprende, porque para un profesor de por sí el estudiar implica tener a otra persona que vaya haciendo de relator, de tutor, pero ponerlo frente a una pantalla era un cambio bien específico, muy en particular con los docentes como participantes.

Te estoy hablando del 2003 al 2007, cuando abrimos toda la batería de cursos de PSU, que trabajamos en conjunto con el DEMRE. Teníamos muchos alumnos, necesitábamos muchos tutores, y fuimos desde la teoría – un poco en base a los libros- hasta la experiencia, y a estas alturas creo que si bien hay mucha innovación y siempre uno tiene que estar estudiando y aplicando innovación respecto a instrumentos nuevos y nuevas perspectivas tecnológicas y soportes, y nuevas posibilidades que te da la tecnología, el gran pozo de conocimiento y nuestra riqueza descansan en la experiencia que dejan los grupos de alumnos que han terminado los cursos. Para mí la encuesta de evaluación al final de cada ciclo es básica, y desde ahí vamos chequeando qué necesitan los alumnos, y a veces los cursos no cumplen las expectativas que tienen los alumnos, y a partir de esa consideraciones hemos ido desarrollando portafolios virtuales, y herramientas para hacer que el alumno sienta que hay interacción con el profesor, a través de vídeos, streaming, vídeo conferencias, a través del hangout, y en lo personal para mí ha significado haber encontrado mi espacio profesional.

 

¿De qué forma se produjo ese ajuste personal profesional?

En alguna época trabajé haciendo guiones y eso me sirvió mucho porque tuve que hacer diseño instruccional para E-learning, y ese diseño implica hacer guiones educativos, incorporando herramientas que tengan que ver con procesos de autoaprendizaje para los alumnos, de modo que encontré el espacio para todas mis habilidades. Y encontré también un espacio de socialización significativo, porque el equipo de tutores es maravilloso, son muy abiertos, y el tutor que no tiene buena evaluación, y suele ser el que no se compromete suficiente, naturalmente se siente ajeno y nos deja. De modo que el equipo que se ha ido conformando es un gran equipo; son personas preocupadas por los alumnos, que establecen lazos bonitos, emocionales incluso, en algunos casos, y tratamos de que sea así también porque es duro estudiar cuando uno trabaja, y más difícil cuando uno trabaja y además tiene que estudiar con un medio tan frío como el computador. Creo que esa aplicación del alumno debe ser premiada con tutores comprometidos y pendientes de sus alumnos.

 

¿Cómo se abordan las campañas cada año para generar nuevos programas y de qué modo se articulan?

Nosotros iniciamos el proceso con 5 0 6 meses de anterioridad al inicio de los cursos. Lo que hacemos es revisar en específico cuáles son las necesidades de perfeccionamiento para el magisterio, se van viendo ese tipo de aspecto de orientaciones políticas, alineando con los requerimientos que detectamos nosotros mismos, y por otro lado nos fijamos cuáles son las demandas de los alumnos participantes en las clases presenciales de otros cursos del Programa, por ejemplo JAP, diplomados. Si hay cursos que tienen mucha demanda, nosotros generamos cursos E-learning. Ocurrió así por ejemplo con un curso de derechos humanos, porque se anunció desde el Ministerio que iba a haber un cambio en el currículum en ese sentido, y con ley SEP. Cuando se eligen los cursos y se decide desde la coordinación ejecutiva la malla, se habla con los profesores y desarrollan los programas de los cursos, y hacemos un mapa de navegación que determina a quién va dirigido el curso, el objetivo general, nombre de cada unidad, contenidos de las unidades, objetivos, dentro de esa lógica se le pide a los profesores que incluyan la evaluación de los cursos, la última evaluación sea un trabajo práctica, de aplicación de los conocimientos y experiencia en aula. Cuando el profesor termina las unidades, pasa a la etapa de diseño instruccional, que asegura que coincidan los programas con este mapa de navegación, y se va trabajando de manera que se va resumiendo la unidad y se va dividiendo en lecciones; cada una tiene una actividad de autoaprendizaje del alumno, como objeto de aprendizaje, o mini test de alternativas y el sistema al final le dice los puntos que obtuvo, o le dice que tiene que leer de nuevos los contenidos, y al final de la unidad encuentra el documento en pdf con el material completo, para que haga el trabajo o el material que corresponde, y luego se incluyen los materiales adicionales como los chats y foros de acuerdo a los requerimientos de los cursos. Todo esto lo determina el diseñador instruccional, y paralelamente hay una diseñadora gráfica, que es Carmela Usoz, en las últimas versiones, que va revisando los temas y proponiendo la gráfica de cada curso, y cuando termina este diseño, los tutores lo lee, lo revisan, dan su aprobación, y luego, concluido los diseños completos de los cursos se hace la certificación de CPEIP y SENCE, y se pasa a la creación de los programas que son cada vez más específicos, cada vez con más las explicaciones, pensando en que el alumno entienda cabalmente la lógica del curso. Ese es el proceso.

 

 

El E-Learning recoge mucho de la experiencia profesional del propio Programa…

Por supuesto. De hecho somos la única unidad de la Universidad que está haciendo cursos E-learning con Sence, y eso es muy importante para nosotros, porque te da una certificación y un sello de calidad que no tienen otros cursos, y les da la posibilidad a los estudiantes de estudiar sin pagar, a través de la franquicia Sence.

 

¿Cuáles son los desafíos que enfrenta esta área que requiere una innovación permanente?

En general, la instrumentalización de nuevos recursos tiene que ver con la experiencia de lo que vamos haciendo, y buscamos herramientas que suplan deficiencias, a partir de lo que hemos detectado. Por ejemplo la falta interacción; por ejemplo, introducir la vídeoconferencia en vez del chat normal. Siempre estamos viendo y buscando nuevos recursos, los vídeos los usamos cada vez más, buscando formas para que el programa sea liviano y fácil de almacenar para que no se relente. Yo misma soy alumna de cursos, para conocer el trabajo que hacen otros y me doy cuenta que el trabajo instruccional que hacemos es mucho más detallista que lo que hacen en otros países, usamos mucho más el concepto de que los alumnos deben tener el material de contenidos grabado, guardado, disponible cada vez que lo necesita; el tema de auto instrucción está en cada una de las unidades, el alumno puede interactuar con el sistema para comprobar si efectivamente comprendió los contenidos o no, y los otros formatos en general no son tan amplios como los nuestros.

Nos encantaría tener la posibilidad de hacer el seguimiento al alumno y apoyarlo en la aplicación de algunos conocimientos, pero es difícil, además tiene un costo más alto, pero para el equipo sería muy interesante evaluar si estos cursos cumplen con los objetivos de entregar herramientas para aplicar en el aula y que no son solo teóricos. Yo creo que estamos sobresaliendo bastante por encima de la media, creo que nuestras propuestas tienen mucho más lógica y uso de los objetos de aprendizaje que en otras propuestas que hemos visto.

 

¿Cómo observas la relación que se estable entre el tutor y los alumnos que son también docentes, en comparación con el aprendizaje presencial? ¿Se observan dificultades en ciertas edades frente a la tecnología? ¿Brechas?

Si el alumno voluntariamente se matriculó, hay en la base una motivación que rompe las brechas generacionales, y aunque hay distintas generaciones de docentes entre nuestros alumnos, y ciertos rangos de edades que tienen más facilidades para el trabajo – por ejemplo, hay un rango que pide mucha ayuda y que cuesta mucho en un inicio pero al final de cuentas son excelentes alumnos, entregan muy buenos trabajos- termina no siendo significativo. Y es importante el hecho de que trabajamos con una planilla donde tenemos la información general de los alumnos, pero hay otros datos que nosotros no vemos, porque nuestras propias normas no permiten discriminar. En general el rango de edades entre 20 a 40 años se maneja mejor con el computador y la tecnología, y no piden mucha ayuda, pero de alguna manera no hay tanta interacción entre ellos o con los tutores, en cambio se hace más eficiente la comunicación con personas que manejan comunicaciones tradicionales, paradójicamente.

 

 

Entonces, la tecnología está al servicio de la comunicación…

Sí. Nuestro sistema tutorial, es muy eficiente. Tenemos una comunicación semanal, y los tutores están obligados a enviar un mail semanal, y a retroalimentar los trabajos, los foros, siempre están pendientes de recibir y responder; el tutor no se puede demorar más de 12 horas en dar respuesta a un requerimiento, y ese tipo de trabajo tutorial es fundamental para la calidad de perfeccionamiento que entregamos, porque eso determina que el porcentaje de deserción sea apenas de un 7%, bastante bajo, cuando normalmente es entre el 30 y 35% para este tipo de actividades. Creo que un sistema tutorial así para doctores o para ingenieros no funcionaria, pero para los docentes funciona muy bien.

 

¿Cómo se ubica el E-learning del Programa en relación con los estándares internacionales?

Yo creo que las certificaciones que tenemos -ISO y CPEIP-, y también el hecho de que trabajamos con profesores de la Universidad de Chile, que hacen que los contenidos sean importantes y de calidad, avalan nuestro trabajo. En términos más tecnológicos, todos los años hay que superarse y mejorar. En tecnología nunca se termina este proceso, y eso siempre representa un desafío. Estamos trabajando en tener más capacidad con una plataforma más idónea todavía, en poder desarrollar un programa que nos permita hacer un seguimiento de qué tan efectivos son los cursos en el aula, y los cursos en general siempre están ajustándose y revisándose. Por otra parte, internacionalizarnos y llegar a más fronteras. Ya estamos trabajando con México y con Ecuador, y hemos empezado a trabajar algunas propuestas con China. Sabemos que nuestra plataforma funciona muy bien en el extranjero. Y, en fin, mejorar el sistema en términos tecnológicos, tener la capacidad de integrar las nuevas herramientas en tics, lograr llegar con los contenidos que los profesores de aula necesitan.

 

¿Qué satisfacciones profesionales destacan desde tu rol en el área?

Desde el área E-learning, siento que hemos ido democratizando el conocimiento porque los cursos no son caros, hemos llegado con contenidos significativos, que los profesores, que son nuestro público, es lo que realmente necesitan, según sus contextos y realidades. Tener un alumno de Porvenir o Tarapacá, es una satisfacción especial. En ese sentido nuestra meta máxima es ampliar nuestra llegada, por eso estamos desarrollando un curso solo por teléfono, que nos permite llegar aún a más gente. En Chile tenemos en la versión 2015, más de 1.500 alumnos, y solo con Ecuador son 4.500 alumnos más.

 

 

CAROLINA FERREIRA es Editora General de Revista PersPECtiva del Programa de Educación Continua para el Magisterio de la Universidad de Chile.